En la asignatura de Tecnología, Programación y Robótica, los alumnos de 2ºA de ESO han trabajado como “futuros arquitectos” construyendo estructuras resistentes con elementos de uso cotidiano para proyecto de la segunda evaluación.

EL triángulo es el único polígono indeformable. Un objeto compuesto de tres barras rígidas formando un triángulo no sufre variación en la forma cuando se le aplican fuerzas. De este modo, la triangulación, o formación de triángulos con elementos resistentes, es el método más eficaz para hacer que las estructuras sean más rígidas y menos deformables.

Este tipo de soluciones  pueden encontrar tanto en edificios y estructuras permanentes como en estructuras desmontables, por ejemplo, las grúas. Así, nuestro alumnado ha entendido la necesidad e importancia de utilizar la triangulación en el diseño y desarrollo de sus proyectos. Se han utilizado canutillos de papel enrollado, unidos por pegamento termofusible y papel celo, formando  estructuras trianguladas que posteriormente se han pintado. Una vez terminados los trabajos, se ha medido la resistencia de cada uno de ellos situando peso encima y viendo que no se deforman.

Los trabajos han sido un éxito, quedando todos muy satisfechos del resultado final. ¡Enhorabuena!